Renta fija a corto plazo. ¿Sigue siendo un refugio interesante?

Renta fija a corto plazo. ¿Sigue siendo un refugio interesante?

Qué pasará con la renta fija a corto plazo en euros.

Noticias y Mercados nació como una manera de que mis cliente estuvieran al tanto de la actualidad económica y de mi visión sobre como ésta podría afectar a sus ahorros. Siguiento está línea, me gustaría hablaros de la situación por la que está atravesando una categoría de fondos, los fondos de renta fija a corto plazo diversificada, denominados en euros.

Son unos fondos que se utilizan como refugio, para tener el dinero a buen recaudo sin los vaivenes de los mercados de renta variable, y que sin embargo han sufrido pérdidas a lo largo de este año. Pérdidas limitadas, eso sí, debido a las propias características del producto. Pero pérdidas al fin y al cabo.

Veremos a continuación sobre qué es un fondo de renta fija a corto plazo en euros, cuales son sus usos, cuales son los mejores fondos de esta categoría existentes en el mercado, por qué fluctúa su valor y que podemos esperar de esta categoría a lo largo de los próximos meses.

Así que primero, ¿Qué es un fondo de renta fija diversificada a corto plazo en euros?

Un fondo de renta fija a corto plazo y en euros quiere decir que no contiene renta variable (acciones), sino títulos de deuda. Esto quiere decir que le hemos prestado el dinero a alguien a cambio de un interés.

Se trata de títulos de deuda que tienen –por política del fondo– un vencimiento medio muy contenido, lo que hace que sean muy poco volátiles. Además están denominados en euros, con lo que no hay riesgo de tipo de cambio para inversores españoles.

¿Cual es el uso habitual para este tipo de fondos?

Se utilizan habitualmente como colchón de seguridad, como un lugar donde guardar el dinero que podemos necesitar a corto plazo –uno o dos años– intentando siempre adecuar la duración media (un concepto financiero) del fondo al horizonte temporal de la inversión.

Puede darnos más rentabilidad que un depósito, pero en cambio el capital no está garantizado. Y aquí es donde toma imporatancia el adjetivo diversificada, como veremos más adelante.

¿Cuales son los mejores fondos de renta fija diversificada a corto plazo en euros que se comercializan de acuerdo con Morningstar?

Pues una rápida visita al sitio web de morningstar nos permite buscar todos los fondos que ellos han clasificado en esta categoría. Dentro de ellos, yo los he ordenado por rating y he cogido los diez que tienen el rating más alto.

NyM47P02F000 Seleccion Morningstar

He seleccionado solo los fondos Retail, porque son los que se pueden comprar por inversores que no sean institucionales y los de acumulación porque en este tipo de fondos pierde un poco de sentido el pago de dividendo.

De los 164 fondos que podemos encontrar en esta categoría de Morningstar, he cogido los 10 que han tenido una mayor rentabilidada media a lo largo de los últimos diez años. Y el resultado es el siguiente:

NyM47P02F0000 Ranking Morningstar

Un apunte importante. ¿Qué diferencia hay entre invertir en Renta Variable y hacerlo en Renta Fija?

Pues mucha. Sobre todo a nivel de riesgo. Cuando yo invierto en Renta Variable, esto es, compro acciones de una empresa, no tengo un rendimiento asegurado. Yo compro las acciones a un precio, las vendo a otro y por el camino gano, la diferencia entre lo que pagué cuando compré y lo que cobré cuando vendí, más los dividendos que haya obtenido.

NyM47P02F00 Rto AccionesPero cuando hago la inversión en Renta Variable desconozco tanto el precio de venta, como los dividendos, por lo que no tengo ni la más remota idea de cuanto voy a ganar. Puedes ampliar la información sobre los factores que influyen en el precio de las acciones aquí.

Cuando invierto en Renta Fija, por el contrario, le estoy prestando el dinero a alguien, y sé de antemano cuanto voy a cobrar y cuando voy a hacerlo. Yo le he prestado el dinero a aleguien y llegado cierto momento, ese alguien me devolverá mi dinero más un rendimiento que hemos pactado de antemano.

Así que, mientras no quiebre ese al que le presto el dinero, yo tendré mi rendimiento tal y como lo hemos pactado. Como si fuera un depósito. O casi. Si quieres ver las diferencias –y luego sacar tus propias conclusiones–  entre Fondos de Renta Fija y depósitos bancarios, puedes ir aquí.

NyM47P02F01 Cartera ML ActivoVemos que si aquel a quien le prestas el dinero no va a la quiebra (en cuyo caso no te lo podría devolver), tú acabarás recuperando tu dinero.Y para minimizar el riesgo de quiebra, tenemos la diversificiación.

Pongamos el caso del fondo Mediolanum Activo, que es el que comercializamos nosotros y por eso lo conozco mejor.

Cuando lo compras no le prestas el dinero a una única entidad, sino que –en el momento de escribir estas líneas– el fondo contiene 228 títulos distintos. Así, a quien más le han prestado los inversores del fondo, ha sido a Criteria (de La Caixa), un 3,17% de su inversión. Después al Barclays Bank, un 2,47% de su inversión. Y así hasta 228 títulos diferentes.

Dos apreciaciones aquí. La primera es que los inversores han prestado su dinero a esas 228 instituciones, no al banco. De esta manera, aunque al banco le pasara algo, el dinero sigue invertido en el mismo sitio. Lo digo porque hay quien cree que si tiene el dinero en un fondo de inversión y le pasa algo al banco que lo comercializa, su dinero puede correr peligro. Eso es como pensar que, si nosotros compramos un piso para alquilarlo, le puede pasar algo a nuestro piso si la agencia que nos ayuda a alquilarlo tiene problemas. ¿Verdad que no? Pues esto es lo mismo.

La segunda es que como es difícil que quiebren todos a la vez, pues nuestro dinero está protegido porque los deudores son muchos, lo que quiere decir que en condiciones normales, a vencimiento de cada uno de los títulos, el fondo recibirá el dinero que había prestado a ese título, más el rendimiento pactado. Por eso decíamos que el apellido «diversificado» era importante, porque le añade mucha seguridad a nuestro dinero.

Pero entonces, ¿Por qué fluctúa el valor de los Fondos de Renta Fija?

Si acabamos de decir que mientras no haya quiebras, el fondo recibe el valor de lo pactado, pero en cambio vemos que el fondo baja, ¿Quiere eso decir que ha habido quiebras? Pues normalmente no. Lo que eso quiere decir es que ha habido una subida de tipos de interés, o una subida en el valor de la prima de riesgo. Veámoslo con un ejemplo.

NyM47P02F02 Rto BonoImaginemos que una entidad de elevada solvencia como Banco Mediolanum emite un bono al 5%  a 10 años cuando los intereses están también al 5%. Eso quiere decir que yo podré comprar un bono del banco por 1.000 € (los bonos suelen tener un valor nominal de 1.000 €) y ese bono me pagará 50€ cada año (un 5%) hasta el vencimiento.

Al vencimiento de me darán los 50 € de rendimiento y me devolverán mis 1.000 €. Vemos los movimientos de mi cuenta corriente a lo largo de esos años. Si no hago nada, si me espero hasta el vencimiento, acabaré recibiendo 1.500 €.

Y eso es así. Haga lo que haga el mercado y pase lo que pase. Haya nerviosismo, bajadas de bolsa o marcianitos invadiendo la tierra. Lo que sea. Si yo me espero a vencimiento y la entidad a la que le he prestado no quiebra por el camino, yo acabaré ingresando 1.500 €.

¿Y si suben los tipos de interés? Pues yo acabaré habiendo ingresado 1.500 €. ¿Y si bajan? Pues yo acabaré acabaré habiendo ingresado 1.500 €. No sé si me explico. Es inexorable. «Como la muerte, o la declaración de la renta y sobre la primera no estoy seguro«. La cita no es mía, se le atribuye a Thomas Jefferson. Pero me venía al pelo.

Y no hacemos sino ampliar el misterio, porque si no hay quiebras y yo voy a recuperar mi dinero a vencimiento, ¿Por que diantres puede haber menos dinero cuando consulto mis posiciones en el banco? Pues porque el fondo está obligado a publicar la valoración diaria, independientemente de que nosotros necesitemos sacar el dinero o no lo necesitemos. Me explico.

Imaginemos por un momento que han pasado dos años desde que compré el bono, los tipos de interés han subido al 8% y yo necesito el dinero para comprarme un Ferrari (puestos a imaginar, hagamoslo en grande). Yo voy todo ufano porque, como compré 300 bonos de 1.000 €, pues me van a dar 300.000€ que es lo que yo necesito para comprarme el coche.

Así que voy a ver a un primo mío, que tiene posibles, y le digo. Mira primo, te vendo estos 300 bonos de 1.000 €, que cada uno te va a dar cada año 50 € y dentro de 8 años te van a devolver los 1.000 € que ahora me pagas. Negocio redondo, ¿no?

Y mi primo, que a pesar de ser hijo de mi tío de «primo» tiene poco, me dice: «¿Y cuanto quieres por ellos?» A lo que yo le respondo. «Pues 1.000 € cada uno que es lo que me costaron y es lo que te van a devolver. Es una inversión muy buena».

Y mi primo, poniendo cara de «este no se entera de lo que vale un bono –¿o era un peine?–, me contesta: «mira primo, por ser tú, y siendo generoso, te doy 740 € por cada bono. Piensa que si compro bonos de Mediolanum nuevos al 8% –recordad que el tipo de interés subió del 5% al 8%–, me pagarán 80 € cada año en lugar de 50 €, y eso son 240 € más que ganaré si compro los bonos nuevos en lugar de comprar los tuyos».

En la tabla siguiente podemos comprobar el dinero que recibirá cada año un inversor según compre mis antiguos bonos al 5%, o compre los nuevos bonos al 8%.

NyM47P02F03 Rto Bono2

De repente, mis bonos valen 240 € menos. ¡He perdido 240 €! Aunque recapacitemos, ¿los he perdido?.¡En realidad no! Solo los perderé si vendo los bonos.

Si renuncio a comprarme el Ferrari y mantengo mi inversón hasta vencimiento, seguiré recibiendo 50 € cada año y 1.050 € el último año. Recordad, de manera inexorable mientras no haya quiebras.

¿Y por qué ha bajado la valoración de esta categoría de fondos si no han subido los tipos de interés?

Pues porque en realidad sí que han subido. No el tipo de interés en sí, sino la prima de riesgo, que forma parte de la rentabilidad que le pedimos a los bonos, como consecuencia –principalmente– de las tensiones que hay entre Italia y la Unión Europea por la previsión de déficit italiana y por los problemas políticos en España. Como ahora le pedimos más rentabilidad a los bonos –por la prima de riesgo–, es como si hubiera subido el tipo de interés.

Y por último, ¿Qué pasará a partir de ahora con estos fondos?

Recordemos que el fondo invertía en Renta Fija a Corto Plazo, lo que quiere decir que los bonos que tiene en cartera, vencen en menos de dos años. Cuando estos bonos –que están afectados por la prima de riesgo– venzan, el fondo recuperará todo el dinero invertido más la rentabilidad pactada. Recordad, inexorablemente.

Y además, podrá destinar ese dinero a comprar los bonos que se están emitiendo ahora, que tienen mejor rentabilidad que los actuales. Os pongo el ejemplo –de nuevo con el fondo Mediolanum Activo que es el que mejor conozco– de lo que pasó en la última gran crisis de deuda –es decir, la que más afecta a este tipo de activos– allá por 2012.

Rentabiliad del fondo Mediolanum Activo

Fuente: MorningStar

Las rentabilidades del fondo Mediolanum Activo cayeron durante más de seis meses de 2012 pero a cambio fueron especialmente jugosas al cabo de unos meses. Pues eso es lo que pasará en esta ocasión en ausencia de quiebras. Así que, cada cual piense si necesita el Ferrari o se puede esperar a recoger los frutos.

¿Sirve de algo sacar 155 € de mi cuenta?

¿Sirve de algo sacar 155 € de mi cuenta?

¡Todos a sacar 155 € de sus cuentas!

El 20 de Octubre de este año, en medio de toda esta vorágine que estamos viviendo, las entidades soberanistas solicitaron a sus simpatizantes que éstos retiraran de manera coordinada fondos en efectivo de los cinco principales bancos, como medida de rechazo tras el traslado de sedes sociales fuera de Cataluña y la entrada en prisión de los presidentes de Òmniun Cultural (Jordi Cuixart) y de Assemblea Nacional Catalana (Jordi Sànchez).

Es una medida destinada a demostrar la fuerza que tiene la gente, los ciudadanos de Cataluña favorables a la independencia y aquellos indignado con la situación actual, para forzar al gobierno a hacer las cosas de una manera diferente. Pero veamos a quienha beneficiado la medida. Si es que ha beneficiado a alguien.

Ya he tratado en otro artículo, que puedes consultar aquí, las implicaciones que una crisis bancaria podrían tener sobre el dinero de los catalanes en Cataluña, así que estaremos de acuerdo que, una llamada de este tipo, no ayuda en absoluto a calmar unos miedos que acabarían siendo fundados de seguir insistiendo en llamamientos así.

Pero este artículo lo voy a tratar desde otra perspectiva. Vamos a ver la utilidad real que una medida de este tipo tiene. Si de verdad afecta, o no, a quien se quiere afectar y en qué medida.

Porque desde mi punto de vista, los más afectados fueron los empleados de las sucursales bancarias que tuvieron que soportar la carga de trabajo adicional que sufrieron ese día. Y no solo ellos. Los ciudadanos de a pie se encontraron con colas superiores a lo habitual para poder realizar sus operaciones bancarias. En algún caso puntual, además, se dio falta de liquidez por lo que hubo quien se encontró sin poder disponer de su dinero en efectivo. Recordemos que el día 20 de octubre era viernes.

Colas en los cajeros 20 de octubre de 2017

Colas en los cajeros 20 de octubre de 2017

En mi humilde opinión, las incomodidades de esta medida no ayudan en absoluto a generar simpatías hacia el proceso, sino más bien al contrario. Estoy convencido que para muchos ciudadanos se vivió como un ataque a sus propias finanzas.

Pero, ¿Sirvió al menos como medida de presión a los bancos? ¿Les hizo incurrir en pérdidas con las que dar por vengados los traslados de sus sedes? Pues es posible que tampoco. Es posible que el efecto fuera incluso el contrario. Y ello debido a la situación de tipos de interés en la que nos encontramos en la actualidad. Veamos por qué.

Resulta que los bancos tienen que cuadrar cada día sus balances puesto que la mayoría de las operaciones del día son simples apuntes contables. Por ejemplo, una transferencia de dinero de Banco Mediolanum al Santander es una apunte contable que dice que Mediolanum le tiene que dar al Santander esa cantidad de dinero. Como hay transferencias en ambos sentidos, al finalizar el día se compensan unas con otras y se transfiere la diferencia, con lo que los balances quedan cuadrados.

Eso quire decir que, a final de día, el banco puede tener un exceso o una falta de liquidez según reciba o envíe más transferencias. Cuando le falta liquidez, tiene que conseguirla para cuadrar el balance. Normalmente se la pide al Banco Central Europeo.

¿Y si le sobra liquidez? Pues puede guardarlo en una cámara acorazada –cosa que tiene un coste– o depositarlo en el Banco Central Europeo (BCE) a cambio de un interés. Pero claro, con la situación que tenemos de tipos de interés tan bajos, resulta que el BCE no paga, sino que cobra por los depósitos. Es decir, el exceso de liquidez tiene un coste para la entidad.

Entonces, si los bancos afectados hubieran tenido un exceso de liquidez, custodiar ésta les podría haber llegado a costar dinero. A menos que sean los propios clientes lo que, a fuerza de sacar 155 € tras 155 €, se comprometan a custodiar su propio dinero en casa. Y de forma gratuita.

¿Tengo que sacar mi dinero de Cataluña?

¿Tengo que sacar mi dinero de Cataluña?

Sacar o no sacar mi dinero de Cataluña

Estaremos todos de acuerdo en que el último mes ha sido bastante convulso tanto para los bancos catalanes como para sus clientes. Incluso hemos llegado a ver imágenes de gente haciendo cola para abrir una cuenta bancaria en zonas limítrofes con Cataluña. También hemos visto momentos en los que algunos cajeros de Barcelona se quedaban puntualmente sin efectivo, cosa que no contribuía precisamente a calmar los ánimos de los usuarios de banca.

Yo, personalmente, he pasado mucho más tiempo del habitual hablando con clientes que me preguntaban sobre la necesidad (o no) de abrir una cuenta fuera y trasladar allí su dinero. Y he intentado calmar los ánimos en la medida de mis posibilidades.

Tantas han sido las consultas que me ha parecido útil dedicar el tiempo necesario para escribir este resumen de la situación y publicarlo en Noticias y Mercados. Pensad que es un artículo puramente técnico, en el que hablamos de las cosas que pueden pasar y de por qué pasan, pero sin intención de entrar en ningún momento en el debate político. Es un tema muy sensible así que si tenéis cualquier comentario sobre el contenido, estoy como siempre a vuestra disposición. Empecemos.

¿Qué pasa si los cajeros se quedan sin efectivo?

No me refiero a que el banco no tenga suficiente liquidez como para entregar su dinero a los clientes. Sobre eso hablaremos más adelante. Estamos hablando de una situación en la que tanta gente va a sacar dinero, que la máquina se queda sin billetes suficientes como para satisfacer a la demanda.

Es una situación que se da en momentos de extremo alarmismo y contra la que no sirve de nada sacar tu dinero fuera de Cataluña porque lo único que ha ocurrido es que, momentáneamente, no hay dinero. Y tampoco es una situación que se vaya a prolongar en el tiempo pues el banco afectado tardará poco –horas o como mucho algún día– en reponer efectivo en los cajeros para seguir con la operativa.

En este caso da igual donde tengas tu dinero porque, lo tengas en Barcelona, lo tengas en Madrid, lo tengas en La Coruña o en Suiza, si el cajero no tiene billetes, no los tiene. Y no va a poder «pintarlos» por mucho que quieras o por mucho dinero que tengas fuera. Pero insisto, se trata de algo puntual y transitorio.

¿Qué pasa si el banco se queda sin liquidez?

Otra cuestión es si el banco en su conjunto se queda sin liquidez para poder devolver el dinero a los depositantes.

Resulta que la mayor parte del dinero que tenemos en nuestras cuentas corrientes y depósitos no se queda en ellos, sino que el banco se lo presta a terceros a cambio de un interés. Sin querer entrar en más detalles, digamos simplemente que el banco acaba sacando la mayor parte de su beneficio, de la diferencia entre lo que nos paga a nosotros por nuestros depósitos y lo que le cobra a los demás por prestarles nuestro dinero. Aunque también hay que decir que es el banco quien se queda con el riesgo de impago.

Pero bueno, lo que ahora nos importa es que si queremos disponer de él, como el banco se lo ha prestado a otros, no nos lo puede devolver si antes no se lo devuelven a él esos a los que se lo ha prestado. Lógico, ¿no? Y si hay una salida masiva de depósitos, de gente yendo a buscar su dinero para llevarlo a otra entidad, o para tenerlo directamente en casa, puede encontrarse sin liquidez, sin dinero en efectivo, para atender esas salidas.

Esto no suele ocurrir en condiciones normales. Los bancos disponen de liquidez suficiente para atender los pagos del día a día. Y si necesitaran un apoyo extra, como esas necesidades habituales son pequeñas, resultan fácilmente atendibles por el BCE a través de su facilidad de crédito (aquí podéis econtrar información sobre las facilidades marginales de depósito y de crédito).

El problema viene cuando se dan salidas masivas de depósitos, y los bancos no pueden acudir al BCE porque están fuera de la Unión Europea. En ese caso, la cosa se complica. Siempre queda el recurso de acudir a préstamos de otros bancos, pero estos otros no tienen recursos ilimitados y además, como el dinero es muy miedoso, en una situación de incertidumbre, el tipo del interés al que aceptarían prestar dinero, sería demasiado elevado como para ser sostenible en el tiempo. ¿Qué podría hacer el Govern ante una situación así? Pues tiene dos opciones principales y no excluyentes.

La primera es emitir una moneda propia. Imaginemos, para dirigirnos a ella, que se le pone el nombre de «Cuartos Catalans» (CC), y denominar todas las cuentas en CC’s. De esta manera, sería el propio Banco Central de Catalunya quien emitiría los CC y se los prestaría a los bancos para darles liquidez.

No entraré en profundidad en esta opción, más allá de avisar de los graves inconvenientes asociados, como la inflación que se generaría, el encarecimiento de la deuda previamente contraída y la dificultad para acceder a los mercados internacionales. Tan graves son las consecuencias, que parece casi imposible que podamos llegar a un escenario de estas características, así que pasaremos por él asi de puntillas. El segundo es el que más preocupaciones suscitaba.

¿Qué pasa si se instaura un corralito que me impide acceder a mi dinero?

La segunda es impedir mediante normativa interna, que los clientes «saquen» dinero en efectivo –las transferencias nacionales podrían seguir operativas – de sus depósitos y cuentas corrientes. De esta manera se limita la sangría de liquidez a los bancos, y con ella la necesidad de buscar financiación fuera o emitir moneda propia.

No debería ser necesario usar estas medidas si, el banco en el cual tenemos nuestro dinero, sigue bajo el paraguas del BCE manteniendo el acceso a la liquidez de la facilidad de crédito que comentábamos más arriba. Ésta es una de las razones mas importantes para que las principales entidades se hayan llevado sus sedes a Alicante o Valencia. Resuelven con ello, gran parte del problema.

A pesar de ello, ¿Podría darse la situación en que se produzca un «corralito«?

El problema de base no es tanto la capacidad de un posible nuevo país para subsistir en los mercados internacionales, como el miedo de los clientes a lo que pueda pasar con el dinero que tienen depositado en los bancos de ese país. Me explico.

Fijaos que el principal problema viene a raíz de los reintegros masivos, por parte de los clientes, sobre las cuentas y depósitos de los bancos. Si los clientes estuvieran tranquilos y no acudieran en masa a retirar sus fondos, gran parte del problema estaría resuelto antes de aparecer. Así que el principal asunto, como vemos, no es de naturaleza técnica o de capacidad financiera, sino más bien de miedos. Miedo a lo desconocido y a la incertidumbre que genera. El miedo es terrible para el negocio bancario como podemos ver en este video. Con los bancos bajo el paraguas del BCE, pierde bastante fuelle la necesidad de implantar un corralito por cuanto los bancos siguen teniendo un acceso razonable a la liquidez del BCE. Pero hay más razones para estar tranquilo.

¿Afectaría un «corralito» a todo mi dinero?

Pues tampoco. En caso de necesitar imponer un «corralito«, lo normal sería que éste afectara tan solo al dinero que tenemos en depósitos, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, etc. Es cuando sacamos dinero de estos productos cuando drenamos liquidez a nuestro banco, que como hemos visto es lo que se pretende minimizar con el «corralito«. Además, es posible que la medida solo afectara a las salidas de efectivo y a las transferencias internacionales. Las Transferencias nacionales, los recibos, los pagos con tarjeta, etc no quitan liquidez al sistema, pues el dinero se mueve entre bancos, pero sin salir en ningún momento del circuito bancario. Y al no haber fuga de liquidez, no hay problema.

Por otro lado, el dinero que tenemos en fondos de inversión, seguros Unit Linked, acciones, bonos, etc no es un dinero que hayamos prestado al banco, sino que son títulos de los que nosotros somos los propietarios, de igual manera si fuéramos propietarios de un inmueble.

Esto, que puede parecer un matiz sin importancia, resulta que si la tiene. Porque cuando nosotros queremos hacer líquido un fondo de inversión, no estamos restando nada de liquidez al banco pues para darnos nuestro dinero, el banco venderá en el mercado las participaciones necesarias y nos trasladará ese dinero a nosotros. Y dado que no restamos liquidez al sistema, tampoco tendría lógica que una operativa de este tipo se vea afectada por un «corralito«.Claro que tampoco le veo mucha lógica a reintegrar 155 € de la cuenta como os cuento aquí.

Suscríbete a Noticias y Mercados

Suscríbete a Noticias y Mercados

para recibir cómodamente tus comentarios.


Gracias por unirte a nuestro grupo de suscriptores