Las 7 diferencias entre fondos de inversión y depósitos bancarios

Las 7 diferencias entre fondos de inversión y depósitos bancarios

Fondos de inversión vs depósitos

Tengo una compañera de Banco Mediolanum que recientemente tuiteó un enlace a un artículo de Bestinvert en el que analizaban lo que ellos denominan las siete diferencias entre los fondos de inversión y los depósitos. El artículo es de julio de 2017, pero como es un tema que hace tiempo que quería traer a este foro, he pensado que era una buena ocasión para analizarlo y analizar discrepancias con la opinión de Bestinvert. No sin antes agradecer a @MartaGalopa por su tuit.

Qué es un depósito bancario y qué es un fondo de inversión

Manos a la obra. Lo primero que he hecho ha sido buscar en le diccionario de la RAE para asegurarme que existía el verbo tuitear. Y efectivamente existe. Esta gente es cada vez más ágil incluyendo vocablos. Pero vamos a lo que nos interesa. ¿Cuales son esas siete diferencias entre un producto y otro? Y sobre todo, ¿Cuál es que más nos conviene a nosotros? Empecemos primero por comentar en qué consiste cada uno de ellos.

Depósito bancario

Un depósito bancario es un acuerdo con una entidad financiera (banco) mediante el cual nosotros le prestamos un dinero y éste se compromete a devolvernoslo incrementado con unos intereses. Si el tiempo está determinado, se denominan depósitos a plazo. Si el tiempo no está previamente determinado, se denominan depósitos a la vista. En el fondo, los depósitos a plazo no son muy distintos de las letras de Tesoro. La gran diferencia radica en que, por ley, los depósitos hacerse efectivo en cualquier momento recuperando como mínimo lo invertido, mientras que en letras podrías llegar a perder dinero si no esperas al vencimiento.

Monedas fondos vs depositos

Fondo de inversión

Un fondo de inversión es una persona jurídica que emite participaciones y realiza inversiones con el dinero de las participaciones. Dicho así, parece algo muy complejo, pero no lo es tanto.

Imaginemos que somos unos pequeños ahorradores y queremos invertir nuestro dinero en muchos sitios distintos para  diversificar. Pongamos el ejemplo que queremos comprar letras del tesoro, pero no queremos poner todo nuestro dinero en el Tesoro Español por lo que pueda pasar. Preferiríamos en cambio comprar letras y bonos de diez, veinte, treinta o cuarenta países distintos porque así, si a alguno de esos países le pasa algo, el resto de nuestro dinero sigue a buen recaudo.

Pero claro, como cada título tiene un valor aproximado de 1.000€, para poder diversificar empezamos a necesitar una cantidad simpática. ¿Cómo nos las arreglamos? Pues de la misma manera que nos juntamos los compañeros de la oficina para comprarle una canastilla a un compañero por su paternidad. Montamos un fondo. Ponemos un dinero cada uno y con ese dinero compramos el regalo.

No entraré en más detalles. Lo importante del fondo es que nosotros no le prestamos el dinero al banco al que se lo compramos, sino que damos un mandato a la gestora para que compre una serie de activos (letras, bonos, acciones, etc) en nuestro nombre y nosotros somos propietarios de esas letras, bonos, acciones, etc que la gestora ha comprado en nuestro nombre. Lo que quiere decir que si al banco que nos lo vendió le pasa algo, a nuestro dinero no le pasa nada. Bueno, a menos que los bonos, acciones, etc que el fondo hubiera comprado fueran del propio banco, que eso ya me lo he encontrado en alguna ocasión.

Pero vayamos a las siete diferencias que comentaba Bestinvert.

1) Dentro o fuera de Balance

Nos dice Bestinver que la diferencia fundamental entre ambos productos es que, tal y como hemos visto más arriba al ver su funcionamiento, “con los depósitos el inversor ‘presta’ su dinero a la entidad” mientras que con los fondos, los inversores siguen siendo propietarios de sus participaciones. Esto lo denominan estar fuera de Balance porque al no ser aún propiedad del inversor, no aparecen en el balance del banco.

2) Liquidez

Los depósitos pueden tener liquidez inmediara cuando son a la vista, como las cuentas corrientes, o en un determinado momento cuando son a plazo, obviamente estos últimos suelen ir recompensados con una mayor rentabilidad. Si queremos rescatar un depósito a plazo antes de vencimiento, lo normal es que tengamos que pagar una penalización que suele conincidir con los intereses acumulados hasta la fecha (pues no pueden devolvernos menos del capital aportado).

Por lo que respecta a los fondos, Bestinver nos dice que la liquidez de la mayoría de los fondos, exceptuando los garantizados, es diaria y no implica el pago de comisiones de retirada. Aquí me gustaría hacer varias puntualizaciones.

  1. Deberíamos comprobar el documento del fondo no sea que nos encontremos con fondos con comisón de rescate, que los hay.
  2. Lo que suele ser diario es la valoración del fondo. La liquidez puede depender de lo líquidos que sean los activos que contiene el fondo. Los fondos mantienen un porcentaje del capital en efectivo con el objetivo de hacer frente a los reintegros (denominados reembolsos) que se van produciendo. Dependiendo del volúmen de éstos, llegará un momento en que tendrá que vender activos para poder hacer frente a los reintegros y en ese momento, la liquidez será la que tengan esos activos. No es lo mismo un fondo invertido en letras del tesoro que uno que invierta en pisos y locales pues las letras son mucho más líquidas que los pisos y los locales (en condiciones normales, claro).

Los fondos garantizados si que tienen comisiones si se quieren reembolsar antes de vencimiento (o de las ventanas de liquidez) porque deshacer la garantía, que en este caso la suele dar la propia entidad, tiene un coste. Y ese coste es el que nos repercuten.

3) Fiscalidad

Nos cuenta Bestinver dos de los grandes beneficios fiscales de los fondos. La posibilidad, para las personas físicas, de traspasar entre productos sin tributar y la de compensar ganancias con otras pérdidas ocasionadas y no pagar impuestos por aquellas ganacias que podamos compensar.

Se olvida, a mi entender, la que es la gran ventaja fiscal de los fondos para las personas físicas y es las revalorizaciones de los mismos no tributan hasta el momento en que los hacemos líquidos.

4) Diversidad

Otra gran diferencia entre los fondos y los depósitos es la gran diversidad que existe en el universo de los primeros frente al escasa oferta de los segundos. Cuando miramos fondos se nos abre un mundo de estilos, opciones, carteras, objetivos, etc. En depósitos no hay diversidad, por la simpleza del producto. Nos dan un tipo de interés y nos devuelven nuestro dinero. Punto.

En mi opinión, ésta es en parte la clave de la popularidad de los depósitos. La facilidad de comparación. Basta con comparar entre tipos de interés y seguridad de cada entidad. Y además, por debajo de 100.000 €, tenemos el Fondo de Garantía de Depósitos, que simplifica aún más la selección.

5) Rentabilidad

La gran diferencia entre ambos productos es que los depósitos nos ofrecen un interés fijo, mientras que los fondos, a excepción de los garantizados, dependen de la evolución de los activos que componene el fondo.

A partir de ahí, la rentabilidad que obtengamos con los fondos dependerá, y mucho, de lo que se adecúe la composición del fondo a nuestras necesidades (perfil inversor, horizonte temporal, etc). Trataremos estos aspectos más adelante en otros artículos.

6) Plazos de inversión

Al igual que pasaba con la liquidez, los depósitos sueles tener plazo y vencimiento mientras que los fondos suelen tener ser un plazo indeterminado, lo que los hace rescatables en cualquier momento.

¿Excepciones? Los depósitos a la vista no tienen vencimiento. Los fondos garantizados y los de objetivo definido, sí suelen tenerlo.

Lo importante, no obstante, como decíamos en el apartado anterior, es que el producto se adapte al horizonte temporal de nuestra inversión. A cuando necesitaremos o creemos que podemos necesitar el dinero. En base a eso elegiremos un tipo de fondo u otro.

7) Garantía

Los depósitos están garantizados por el patrimonio del banco y por el Fondo de Garantía de Depósitos, lo que hace bastante improbable que perdamos nuestro dinero.

En el caso de los fondos, la seguridad nos la da la diversificación. Cuando están bien diversidicados, tienen títulos tan diversos que también se hace difícil que perdamos nuestro dinero y además no tenemos riesgo de pérdida si nuestro banco quiebra, pues nuestro dinero no lo tiene él sino que, recordemos, nosotros somos propietarios de los títulos.

En resumen

Según Bestinver los fondos, a la hora de invertir a largo plazo ofrecen “numerosas ventajas frente a los depósitos, además de la mayor rentabilidad que podemos obtener, como la fiscalidad o la flexibilidad”.

Lo que yo añadiría aquí es que, como contrapartida a esas ventajas, se trata de productos mucho más complicados de seleccionar, lo que hacen aconsejable contar con la ayuda de un profesional si queremos asegurar con sus ventajas cometer errores que pueden ser peligrosos.

¿Sirve de algo sacar 155 € de mi cuenta?

¿Sirve de algo sacar 155 € de mi cuenta?

¡Todos a sacar 155 € de sus cuentas!

El 20 de Octubre de este año, en medio de toda esta vorágine que estamos viviendo, las entidades soberanistas solicitaron a sus simpatizantes que éstos retiraran de manera coordinada fondos en efectivo de los cinco principales bancos, como medida de rechazo tras el traslado de sedes sociales fuera de Cataluña y la entrada en prisión de los presidentes de Òmniun Cultural (Jordi Cuixart) y de Assemblea Nacional Catalana (Jordi Sànchez).

Es una medida destinada a demostrar la fuerza que tiene la gente, los ciudadanos de Cataluña favorables a la independencia y aquellos indignado con la situación actual, para forzar al gobierno a hacer las cosas de una manera diferente. Pero veamos a quienha beneficiado la medida. Si es que ha beneficiado a alguien.

Ya he tratado en otro artículo, que puedes consultar aquí, las implicaciones que una crisis bancaria podrían tener sobre el dinero de los catalanes en Cataluña, así que estaremos de acuerdo que, una llamada de este tipo, no ayuda en absoluto a calmar unos miedos que acabarían siendo fundados de seguir insistiendo en llamamientos así.

Pero este artículo lo voy a tratar desde otra perspectiva. Vamos a ver la utilidad real que una medida de este tipo tiene. Si de verdad afecta, o no, a quien se quiere afectar y en qué medida.

Porque desde mi punto de vista, los más afectados fueron los empleados de las sucursales bancarias que tuvieron que soportar la carga de trabajo adicional que sufrieron ese día. Y no solo ellos. Los ciudadanos de a pie se encontraron con colas superiores a lo habitual para poder realizar sus operaciones bancarias. En algún caso puntual, además, se dio falta de liquidez por lo que hubo quien se encontró sin poder disponer de su dinero en efectivo. Recordemos que el día 20 de octubre era viernes.

Colas en los cajeros 20 de octubre de 2017

Colas en los cajeros 20 de octubre de 2017

En mi humilde opinión, las incomodidades de esta medida no ayudan en absoluto a generar simpatías hacia el proceso, sino más bien al contrario. Estoy convencido que para muchos ciudadanos se vivió como un ataque a sus propias finanzas.

Pero, ¿Sirvió al menos como medida de presión a los bancos? ¿Les hizo incurrir en pérdidas con las que dar por vengados los traslados de sus sedes? Pues es posible que tampoco. Es posible que el efecto fuera incluso el contrario. Y ello debido a la situación de tipos de interés en la que nos encontramos en la actualidad. Veamos por qué.

Resulta que los bancos tienen que cuadrar cada día sus balances puesto que la mayoría de las operaciones del día son simples apuntes contables. Por ejemplo, una transferencia de dinero de Banco Mediolanum al Santander es una apunte contable que dice que Mediolanum le tiene que dar al Santander esa cantidad de dinero. Como hay transferencias en ambos sentidos, al finalizar el día se compensan unas con otras y se transfiere la diferencia, con lo que los balances quedan cuadrados.

Eso quire decir que, a final de día, el banco puede tener un exceso o una falta de liquidez según reciba o envíe más transferencias. Cuando le falta liquidez, tiene que conseguirla para cuadrar el balance. Normalmente se la pide al Banco Central Europeo.

¿Y si le sobra liquidez? Pues puede guardarlo en una cámara acorazada –cosa que tiene un coste– o depositarlo en el Banco Central Europeo (BCE) a cambio de un interés. Pero claro, con la situación que tenemos de tipos de interés tan bajos, resulta que el BCE no paga, sino que cobra por los depósitos. Es decir, el exceso de liquidez tiene un coste para la entidad.

Entonces, si los bancos afectados hubieran tenido un exceso de liquidez, custodiar ésta les podría haber llegado a costar dinero. A menos que sean los propios clientes lo que, a fuerza de sacar 155 € tras 155 €, se comprometan a custodiar su propio dinero en casa. Y de forma gratuita.

¿Tengo que sacar mi dinero de Cataluña?

¿Tengo que sacar mi dinero de Cataluña?

Sacar o no sacar mi dinero de Cataluña

Estaremos todos de acuerdo en que el último mes ha sido bastante convulso tanto para los bancos catalanes como para sus clientes. Incluso hemos llegado a ver imágenes de gente haciendo cola para abrir una cuenta bancaria en zonas limítrofes con Cataluña. También hemos visto momentos en los que algunos cajeros de Barcelona se quedaban puntualmente sin efectivo, cosa que no contribuía precisamente a calmar los ánimos de los usuarios de banca.

Yo, personalmente, he pasado mucho más tiempo del habitual hablando con clientes que me preguntaban sobre la necesidad (o no) de abrir una cuenta fuera y trasladar allí su dinero. Y he intentado calmar los ánimos en la medida de mis posibilidades.

Tantas han sido las consultas que me ha parecido útil dedicar el tiempo necesario para escribir este resumen de la situación y publicarlo en Noticias y Mercados. Pensad que es un artículo puramente técnico, en el que hablamos de las cosas que pueden pasar y de por qué pasan, pero sin intención de entrar en ningún momento en el debate político. Es un tema muy sensible así que si tenéis cualquier comentario sobre el contenido, estoy como siempre a vuestra disposición. Empecemos.

¿Qué pasa si los cajeros se quedan sin efectivo?

No me refiero a que el banco no tenga suficiente liquidez como para entregar su dinero a los clientes. Sobre eso hablaremos más adelante. Estamos hablando de una situación en la que tanta gente va a sacar dinero, que la máquina se queda sin billetes suficientes como para satisfacer a la demanda.

Es una situación que se da en momentos de extremo alarmismo y contra la que no sirve de nada sacar tu dinero fuera de Cataluña porque lo único que ha ocurrido es que, momentáneamente, no hay dinero. Y tampoco es una situación que se vaya a prolongar en el tiempo pues el banco afectado tardará poco –horas o como mucho algún día– en reponer efectivo en los cajeros para seguir con la operativa.

En este caso da igual donde tengas tu dinero porque, lo tengas en Barcelona, lo tengas en Madrid, lo tengas en La Coruña o en Suiza, si el cajero no tiene billetes, no los tiene. Y no va a poder «pintarlos» por mucho que quieras o por mucho dinero que tengas fuera. Pero insisto, se trata de algo puntual y transitorio.

¿Qué pasa si el banco se queda sin liquidez?

Otra cuestión es si el banco en su conjunto se queda sin liquidez para poder devolver el dinero a los depositantes.

Resulta que la mayor parte del dinero que tenemos en nuestras cuentas corrientes y depósitos no se queda en ellos, sino que el banco se lo presta a terceros a cambio de un interés. Sin querer entrar en más detalles, digamos simplemente que el banco acaba sacando la mayor parte de su beneficio, de la diferencia entre lo que nos paga a nosotros por nuestros depósitos y lo que le cobra a los demás por prestarles nuestro dinero. Aunque también hay que decir que es el banco quien se queda con el riesgo de impago.

Pero bueno, lo que ahora nos importa es que si queremos disponer de él, como el banco se lo ha prestado a otros, no nos lo puede devolver si antes no se lo devuelven a él esos a los que se lo ha prestado. Lógico, ¿no? Y si hay una salida masiva de depósitos, de gente yendo a buscar su dinero para llevarlo a otra entidad, o para tenerlo directamente en casa, puede encontrarse sin liquidez, sin dinero en efectivo, para atender esas salidas.

Esto no suele ocurrir en condiciones normales. Los bancos disponen de liquidez suficiente para atender los pagos del día a día. Y si necesitaran un apoyo extra, como esas necesidades habituales son pequeñas, resultan fácilmente atendibles por el BCE a través de su facilidad de crédito (aquí podéis econtrar información sobre las facilidades marginales de depósito y de crédito).

El problema viene cuando se dan salidas masivas de depósitos, y los bancos no pueden acudir al BCE porque están fuera de la Unión Europea. En ese caso, la cosa se complica. Siempre queda el recurso de acudir a préstamos de otros bancos, pero estos otros no tienen recursos ilimitados y además, como el dinero es muy miedoso, en una situación de incertidumbre, el tipo del interés al que aceptarían prestar dinero, sería demasiado elevado como para ser sostenible en el tiempo. ¿Qué podría hacer el Govern ante una situación así? Pues tiene dos opciones principales y no excluyentes.

La primera es emitir una moneda propia. Imaginemos, para dirigirnos a ella, que se le pone el nombre de «Cuartos Catalans» (CC), y denominar todas las cuentas en CC’s. De esta manera, sería el propio Banco Central de Catalunya quien emitiría los CC y se los prestaría a los bancos para darles liquidez.

No entraré en profundidad en esta opción, más allá de avisar de los graves inconvenientes asociados, como la inflación que se generaría, el encarecimiento de la deuda previamente contraída y la dificultad para acceder a los mercados internacionales. Tan graves son las consecuencias, que parece casi imposible que podamos llegar a un escenario de estas características, así que pasaremos por él asi de puntillas. El segundo es el que más preocupaciones suscitaba.

¿Qué pasa si se instaura un corralito que me impide acceder a mi dinero?

La segunda es impedir mediante normativa interna, que los clientes «saquen» dinero en efectivo –las transferencias nacionales podrían seguir operativas – de sus depósitos y cuentas corrientes. De esta manera se limita la sangría de liquidez a los bancos, y con ella la necesidad de buscar financiación fuera o emitir moneda propia.

No debería ser necesario usar estas medidas si, el banco en el cual tenemos nuestro dinero, sigue bajo el paraguas del BCE manteniendo el acceso a la liquidez de la facilidad de crédito que comentábamos más arriba. Ésta es una de las razones mas importantes para que las principales entidades se hayan llevado sus sedes a Alicante o Valencia. Resuelven con ello, gran parte del problema.

A pesar de ello, ¿Podría darse la situación en que se produzca un «corralito«?

El problema de base no es tanto la capacidad de un posible nuevo país para subsistir en los mercados internacionales, como el miedo de los clientes a lo que pueda pasar con el dinero que tienen depositado en los bancos de ese país. Me explico.

Fijaos que el principal problema viene a raíz de los reintegros masivos, por parte de los clientes, sobre las cuentas y depósitos de los bancos. Si los clientes estuvieran tranquilos y no acudieran en masa a retirar sus fondos, gran parte del problema estaría resuelto antes de aparecer. Así que el principal asunto, como vemos, no es de naturaleza técnica o de capacidad financiera, sino más bien de miedos. Miedo a lo desconocido y a la incertidumbre que genera. El miedo es terrible para el negocio bancario como podemos ver en este video. Con los bancos bajo el paraguas del BCE, pierde bastante fuelle la necesidad de implantar un corralito por cuanto los bancos siguen teniendo un acceso razonable a la liquidez del BCE. Pero hay más razones para estar tranquilo.

¿Afectaría un «corralito» a todo mi dinero?

Pues tampoco. En caso de necesitar imponer un «corralito«, lo normal sería que éste afectara tan solo al dinero que tenemos en depósitos, cuentas corrientes, cuentas de ahorro, etc. Es cuando sacamos dinero de estos productos cuando drenamos liquidez a nuestro banco, que como hemos visto es lo que se pretende minimizar con el «corralito«. Además, es posible que la medida solo afectara a las salidas de efectivo y a las transferencias internacionales. Las Transferencias nacionales, los recibos, los pagos con tarjeta, etc no quitan liquidez al sistema, pues el dinero se mueve entre bancos, pero sin salir en ningún momento del circuito bancario. Y al no haber fuga de liquidez, no hay problema.

Por otro lado, el dinero que tenemos en fondos de inversión, seguros Unit Linked, acciones, bonos, etc no es un dinero que hayamos prestado al banco, sino que son títulos de los que nosotros somos los propietarios, de igual manera si fuéramos propietarios de un inmueble.

Esto, que puede parecer un matiz sin importancia, resulta que si la tiene. Porque cuando nosotros queremos hacer líquido un fondo de inversión, no estamos restando nada de liquidez al banco pues para darnos nuestro dinero, el banco venderá en el mercado las participaciones necesarias y nos trasladará ese dinero a nosotros. Y dado que no restamos liquidez al sistema, tampoco tendría lógica que una operativa de este tipo se vea afectada por un «corralito«.Claro que tampoco le veo mucha lógica a reintegrar 155 € de la cuenta como os cuento aquí.

La decisión financiera más importante de nuestra vida – Siembra 406

La decisión financiera más importante de nuestra vida – Siembra 406

Artículo original con el título ‘La decisión financiera más importante de nuestra vida’, publicado en el número 406 de la revista ‘Siembra‘ en la sección ‘El rincón de los dineros’.

Ver el artículo original

Después de ver la situación del fondo de reserva de las pensiones en el número anterior, os prometí que hablaríamos de ‘la decisión financiera más importante de nuestra vida’. Y eso es lo que haremos a lo largo de los tres próximos artículos.

En éste que estáis leyendo veremos de que se trata y por qué es tan importante para nosotros. (más…)

Suscríbete a Noticias y Mercados

Suscríbete a Noticias y Mercados

para recibir cómodamente tus comentarios.


Gracias por unirte a nuestro grupo de suscriptores